HOLA, MI NOMBRE ES DEIMYS ESPINOSA

Estoy encantada de compartir contigo parte de mi historia personal porque tal vez te sirva de inspiración para superar el desequilibrio en tu salud física, mental y emocional.

Nací en Cuba y en estos  momentos me encuentro viviendo en los Estado Unidos, hace un tiempo atrás la posibilidad de emigrar hacia este país era muy lejana o casi nula para mí. Resulta que nuestra mente es demasiado pequeña en comparación con la grandeza de nuestro espíritu y de Dios.

Cuando tenemos una fe absoluta y un propósito claro que nace desde lo más profundo de nuestro ser siempre aparecerán las formas y los recursos para que se haga realidad.

En el año 2018 me gradué como médico y una semana antes de viajar a los EEUU iba a realizar mi último examen para la especialidad de Terapia Intensiva y Emergencias, así de mágico suceden las cosas cuando nos abrimos a recibir y confiamos en lo que Dios tiene preparado para nosotros.

La medicina siempre fue una de mis grandes pasiones, cuando comencé a practicarla y aplicar lo aprendido me pude dar cuenta que habían aspectos importantes que no se les prestaba atención y que podían estar influyendo en la aparición de la enfermedad o complicación, pero mi enfoque no era ese en aquel momento, tenía que salvar una vida y no podía estar divagando con mis pensamientos ni intuiciones.

Un año después de comenzar la especialidad llegó la Pandemia del Covid-19 y creo que ese fue mi punto de inflexión. En medio del agotamiento extremo, la desesperación, la falta de recursos, la frustración de salvarle la vida a pocos y ver como fallecían la mayoría y contagiarme con la enfermedad dejándome un síndrome ansioso-depresivo bien fuerte como secuela, sentí la necesidad de prestarme más atención y comenzar a hacer algo por mí. Así comenzó mi practica de mindfulness.

Desde mi experiencia personal, te puedo asegurar que desarrollar una consciencia espiritual expandió por completo la visión sobre mi y el mundo, comprender que los seres humanos somos más que el cuerpo físico, conectar con mis emociones, cuestionar mis pensamientos y recuperar el amor propio cambió la dirección de mi vida y me permitió conectar con mi poder personal.

Cuando llegué a los Estados Unidos me sentía emocionalmente en desequilibrio, durante el primer mes llegué a pesar 158 libras y volvía una vez más a experimentar ansiedad y preocupación excesiva que terminaba aliviando con comida.

Sabía que necesitaba hacer un cambio, lo sentía muy dentro de mí pero no tenía idea por donde empezar. En ese momento decidí seguir mi intuición y abrirme a nuevos conocimientos, así llegó la nutrición y la filosofía holística a mi vida. La prueba de que cuando dejamos de hacer resistencia al cambio y nos abrimos a todo lo que Dios tiene preparado para nosotros llega exactamente lo que estaba deseando nuestra alma.

Soy Asesora de Nutrición y Salud Integrativa, graduada de IIN por aquí les dejo el enlace por si desean conocer su programa de estudio, les aseguro que es una experiencia completamente  transformadora. ENLACE

Hoy por fín me siento feliz bajo mi propia piel, mi cuerpo, mi mente y mi espíritu están alineados en una misma dirección. Sigo enfrentándome a situaciones complejas como emigranate y como cualquier otra persona, es parte del camino, pero al decidir crecer en vez de quejarme o renunciar, encuentro más rápido las soluciones y vivo el proceso en paz, confiada de que las respuestas llegarán.

Crear la vida que deseas es completamente posible, solo debes abrirte a lo nuevo, reconocer lo que estás haciendo que ya no funciona, perdonarte, aceptarte y amarte profundamente, esto es el inicio para reconectar con tu verdadera esencia.